martes, 8 de julio de 2008

el poder cambia

El que diga que no le gustan las promociones o ascensos en el ambito laboral no merece mayor calificacion que la de un hipocrita. Todos gozamos de placer cuando se nos reconoce largos meses o años de sacrificio por una empresa. Quien mas quien menos siempre repite el topico de "naa! que va! a mi eso de ser jefe no me cambiaria, seguiria siendo el mismo de siempre", a todos los que hayan dicho esa frase alguna vez solo les digo, Y UNA MIERRRRDA!
El poder nos cambia a todos. El poder no discrimina y absolutamente todos quienes ocupen un puesto gerencial se convierten en mayor o menor medida en un digno paradigma del gilipollas.
Cuando empezamos en un trabajo nuevo siempre el blanco facil hacia donde disparar toda nuestra ira y violencia son los jefes. Es el precio que se debe de pagar porque te lleven el cafe al despacho, poder dar ordenes absurdas sin el mas minimo rubor o simplemente, son merecedores de toda clase de improperios a espaldas porque en su momento han osado decir:"yo, cuando sea jefe, sere un buen tipo, no como este cabron..."
En cualquier empresa donde exista cierta escala de mando los ascensos se producen muchas veces por meritos propios de una puta y otros simplemente por meritos.
Pero claro, uno ve que un compañero de trabajo que durante ocho horas diarias se comporta como un compañero,te cubre las espaldas si te mandastes una cagada, te habla de como salio el Madrid el domingo, compartes un cafe mientras comentas la mierda de coche que tiene Alonso este año o de lo buena que estan las curvas de otra compañera, y asi infinidad de gilipolleces que hacen a la naturalidad de las relaciones laborales con tus pares, para que todo ese "buen rollito" y compañerismo se vaya a la mierda en el preciso instante en que la patronal informa que esa persona con la que sonreias felizmente y te mofabas de la patronal, ahora es TU jefe.
Estupidamente uno confia en que el poder no corrompa al que hasta ayer era tu compañero de bromas hacia los clientes o hacia otros compañeros, pero no. Automaticamente al dia siguiente notas cierto nerviosismo en tus compañeros cuando al entrar todos se limitan a decirte "buenas noches" en una forma mas correcta que la habitual. El propio instinto de supervivencia que todos llevamos dentro nos hace olfatear a cualquier ser biperino. Caemos en que algo no va bien.
Y comienzan a llegarte ordenes nuevas, cambios de posicion de ciertos papeles, o cambios en la ya de por si horrible decoracion y que ahora te hacen desear ser ciego para no ver esos horripilantes jarrones.
Confias en que no sea producto del ascenso del hasta ayer tu compañero, hasta que...ZAS! lo ves entrar cual palomo en celo, con el pecho bien inflado y emitiendo un gorgorito que parecio sonar a un "buenos dias"...
Comienza a sonarte ridiculo que quien te pide puntualidad hasta ayer era el que siempre llegaba sobre la hora o con 5 minutos tarde.
Quien hasta ayer criticaba con la misma asquerosidad que todos nosotros criticamos a la patronal, ahora l@ vez pavoneandose de arriba a abajo con constantes felaciones al escaso intelecto de la patronal. Lamento decirtelo, mi querido amig@, pero ahora, tu antiguo coleguita del curro, es uno de "ellos".
Corres con la desventaja que al haber formado parte de un grupo de trabajo ese pequeño palomo conoce todas y cada una de las virtudes y defectos de quienes hasta ayer fueran "compañeros".
Quiero poner especial enfasis en este punto. El recien ascendido ya no puede bajo ningun concepto considerarse "uno mas", no señores...Esa persona que Usted apreciaba ahora forma parte del lado oscuro, su tierna alma proletaria poco a poco ira convirtiendose en un ser despota, desconsiderado e irrespetuoso. No cometan el error de pretender seguir siendo compañeros, porque tarde o temprano tendran un bonito puñal atravesandole la espalda. Avisados estais.
Es triste ver como puede cambiar una persona por el mero echo de que le hayan dado una palmadita en el hombro como quien acaricia un caniche reposando cerca a una estufa. Por haber recibido algo de cariño ya pàsan a ser fieles a lo que hasta hace poco criticaba, supongo que todo, porque ahora èl/ella es parte de ese selecto grupo que puede convertirse en un imbecil, actuar como un imbecil, moverse como un imbecil pero jamas, reconocerse como un imbecil.
Esta claro que no se puede actuar exactamente igual cuando se asumen nuevas responsabilidades, pero tampoco le encuentro sentido a que de la noche a la mañana la llegada tarde de un compañero que se fue de fiesta ahora sea "una falta grave digna de apercibimiento"...y estos, son los momentos donde uno confirma que a veces la responsabilidad de mando a muchos les queda grande.
Quizas, este sea uno de los pocos momentos en los que admito que las cosas tengan un punto medio, ni frio ni caliente, ni blanco ni negro...tan dificil es mantener cierta coherencia cuando uno avanza profesionalmente?...lo pregunto, porque me ha tocado estar en ambos lados, el de la patronal y el del subordinado, y no recuerdo el haberme comportado como un imbecil. Es mas, de echo recuerdo que antes de emprender mi viaje a las iberias, mis empleados me realizaron una fiesta de despedida, supongo que tan mal no lo habre echo.
El poder corrompe a cualquiera que se digne a crecer profesionalmente, supongo que ese es el precio a pagar.

3 comentarios:

nurieta dijo...

Vaya!!!

No recuerdo mi conraseña!...te habia puesto un larguisimo comentario, pero no se como se me fué...se borró totalmente...bueno...en principio la verdad, no creo que ni antes fuera tan bueno, ni ahora tan malo, creo entender que era tan cretino como ahora, simplemente antes lo era para con la patronal, y ahora lo es para con sus "discipulos"...

Los intereses vuelven asi a las personas, vemos en ellos cosas que creemos nuevas y ue en antaño no estaban pero si lo estaban escondidas ta vez debajo de una capa de amistad, compañerismo, etc... o tal vez estaba tan lejos de nuestra vision que jamas creimos que estubiera alli...

Besetes(x3)

suciopatan dijo...

DA IGUAL, MERECEN UNA MUERTE LENTA Y DOLOROSA! JAAJAJAJJA

nurieta dijo...

jajajajaja...