lunes, 16 de junio de 2008

tesis de la puerta giratoria



Objetivo a tratar: ¿porque una puerta giratoria puede convertir a cualquier ser humano en un autentico gilipollas?
la recepcion donde este servidor cumple sus ocho horas reglamentarias (espero que no sean mas porque la sola idea de 65 horas semanales me aterra)..a lo que iba...en el hotel hay dos puertas giratorias, y todas, pero absolutamente todas las noches existe al menos una persona que se tienta a dar una vuelta en la puerta.
no existe un patron en comun. simplemente la gente cae en las garras de la puerta giratoria y con la mayor expresion facial que pueda tener un gilipollas , se digna a dar vueltas dando saltitos dentro de la puerta giratoria, generalmente al grito de "WIIIIIIIII!!!"...
he tenido casos que hasta me pedian permiso para dar una vuelta.
o tambien puedo contarles de lo tipico...se celebra boda en el hotel y todos pero absolutamente todos los invitados de la fiesta independientemente del grado de alcohol en sangre se dan su reglamentaria vuelta en la puerta giratoria.
al ver tanta felicidad hasta yo mismo me meti a dar unas vueltecitas en la puerta, pero no me pasaba nada, solo me sentia un imbecil dando una vuelta en una puerta.
tampoco hay edades, o mejor dicho si las hay, absolutamente todo el que pasa por delante de una puerta giratoria se convierten en nenes de 8 años.
igual que en el sexo tambien existen los que se meten de dos, la tipica parejita...de a tres, dos tias y el tipico que intenta pillar cacho en medio de una situacion absurda, o de tres tios, la imagen mas gay que puede haber (con respeto a toda condicion sexual)..vamos, no me jodan! tres tios metidos en poco mas de un metro cuadrado y dando saltitos al grito de "eeeeHHH" es una imagen morbosa para un homosexual.
y luego ya estan los de las ligas mayores...de a cuatro y de hasta seis metidos dentro..vamos! que parecian unas putas sardinas todos ahi apretados...otra que el metro de madrid!
bueno, luego ya estan,los viciosos...si si, esos que te llegan a las 4 de la madrugada completamente en pedo y el destino solo le da a elegir dos opciones...una, que la puerta giratoria lo devore haciendo que su pecho y la puerta queden presionados, o la opcion dos que es pasar siendo casi escupido por la puerta con la suficiente fuerza como para hacer tambalear el ya pobre equilibrio producto del alcohol.
eso si, no falla...estos viciosos, no se dan solo una vueltita...los hacen dos o tres veces...pero eso si, al salir, automaticamente perfilan hacia la recepcion y te sueltan un aliento a whisky acompañado de un:

"el bar essta abierto?...pongame un whisky doble etiiiequeta negra yyyduundessta el baño?"

entonces, a uno lo ponen en el aprieto de darle toda esa informacion antes de que se rompa la cabeza contra el suelo. amablemente se le informa al cliente en cuestion de que el bar esta cerrado, de que no puedo ponerle el whisky doble etiqueta negra y que el baño esta en la primera puerta un piso para abajo. aogbia tan solo de leerlo.
bueno...en fin, mi teoria es esa, las puertas giratorias han sido inventadas solo el mero objetivo de que durante unos segundos todo ser humano puede contestar afirmativamente a la pregunta:
"Que!?! tu practicas para ser gilipollas??"



nota de autor:

han notado ustedes el inmenso atractivo que puede tener una puerta giratoria tan solo con el notar su presencia? seran las puertas giratorias un primitivo intento de tunel del tiempo pero en vez de hacernos viajar en el tiempo lo que haga sea convertirnos en gilipollas? (y no estoy hablando de la tele).
me explico...resulta que en

a que vino todo esto¨, se preguntaran...y si no tampoco me importa demasiado, es vuestro tiempo y podeis hacer lo que querais con el....

Dias atrás..bueno, mejor dicho noches que para mi se han convertido en el dia de mi vida, acto seguido de que por decima vez en la noche un grupo de chabales impulsados por el alcohol dieran vueltas en las puertas giratorias del hotel al grito de “eeeeeeehhh!!!”, me pregunte si me estoy haciendo viejo...

o sea...ese tipo de estupideces (las cosas por su nombre) yo antes las realizaba, y me causaban una gracia que no veas...pero ahora, vistolo desde afuera me resultaba opaco de gracia alguna.

No le encontraba sentido a meterse en una puerta giratoria de un hotel a hacer el payaso. Me pregunte si lo divertido era girar sin sentido dentro, asi que me meti a dar una vuelta.

Busque y rebusque adentro mio alguna celula que se estuviera descojonando de risa, pero nada...todas me miraban como si fuera un imbecil en pelotas en medio de 9 de julio a las 2 de la mañana en un 25 de mayo que caiga domingo...

lo mismo me ocurre cuando al volver a casa coincide con el horario de entrada de mucho chabales al instituto. Pibes que los ves con no mas de 15 años y un cigarro en la mano...y me lleva a pensar por “mis adentros”, “nene, daje ese pucho que te va a matar y ademas de quedarte como el ojete”...cuando yo comenze a fumar con menos edad que ese mismo pibe que estaba mirando.

Esta mañana tres tipos que salian de fiesta y se notaba que tenian un pedo para quinientos, y no tuvieron mejor idea que ponerse a patear mobiliario urbano...me indigno, me dio hasta casi vergüenza ajena, pero tambien recordaba que yo hacia ese tipo de cosas...

encontes..la pregunta que me hago es si acaso todas estas cosas que antes me resultaban divertidas y ahora no, son indicios de que me estoy haciendo mayor?.

No lo se...supongo que si, que forma parte de aprender de los errores,no?...


1 comentario:

Doble69™ dijo...

Sinceramente, Patán querido, llego a la conclusión siguiente: La gente es (muchas veces) gilipollas, y quienes tienen la suerte de no serlo, a veces practican, como para pasar desapercibidos entre tantos que hay sueltos. Ahora bien... en cuanto a las puertas giratorias, escuché a un conserje una vez, que llegó a la conclusión (y me cae bien esa idea) que las puertas giratorias son las calesitas en su versión para adultos. Mi humilde sugerencia: Comprá una Sortija, y transformate en calesitero...

Nota: Un tiovivo o carrusel (o una calesita en Andalucía y América Meridional) es un medio de diversión consistente en una plataforma rotatoria con asientos para los pasajeros. Tradicionalmente los "asientos" poseen formas de caballos de madera u otros animales, los cuales en muchos casos son desplazados mecánicamente hacia arriba y hacia abajo para simular el galope de un caballo. Normalmente, la música se repite mientras el carrusel da vueltas.

Aunque los carruseles modernos están fundamentalmente compuestos de caballos, los carruseles de periodos anteriores a menudo incluían diversas variedades de animales, como perros, caballos, conejos, cerdos y ciervos, por nombrar algunos.

Cualquier plataforma rotatoria también se puede llamar carrusel. En un parque de ocio, un tiovivo es normalmente simple, la plataforma rotatoria es impulsada por los niños con barras o tiradores con los que los niños pueden agarrarse mientras corren. En un aeropuerto, las cintas transportadoras en la zona de recogida de equipajes se suelen llamar carruseles.

En EE. UU., el carrusel va en sentido antihorario. En muchos países europeos (Reino Unido, Holanda, etc), los carruseles van en sentido contrario (horario). Las razones para ello son objeto de especulación. [1]

En Argentina es usual que la persona que opera la calesita el calesitero , se pare próximo a ella con una bocha de madera que posee insertada una clavija metálica removible que se llama sortija. El calesitero revuelve con una mano la bocha mientras la calesita da vueltas y los niños extienden sus manos intentando tomar la sortija, aquel que logra tomarla se gana la próxima vuelta gratis.