jueves, 26 de junio de 2008

habitacion 402


Al terminar de aparcar su coche minutos antes de entrar a su turno en la recepcion, mientras se miraba el maquillaje que el maquillaje de sus verdes ojos, observo a pocos metros sobre la acera a una pareja de mujeres besandose. Mas que en peliculas pornografias que habia visionado con su novio jamas habia precenciado con sus propios ojos una escena parecida. Le impactaba mas el verlo a pocos metros de ella mas que en la tv de la casa de su novio pero no lograba a producirle esa excitacion que recorria su cuerpo en la intimidad. Casi que llego a molestarle tal muestra de exibicionismo. No comprendia cual era el atractivo que podia existir entre dos mujeres.
Fueron dos minutos los que se dedico a obvservar a esa pareja. Dos minutos que aprovecho para darle las ultimas caladas a su cigarro. Cae en cuenta de que esta llegando tarde al trabajo. Se echa una ultima mirada por el retrovisor y baja del coche. Pisa el cigarro prometiendose que seria el ultimo que fumaba. Cierra el coche, se acomoda la falda, se acomoda un poco la camisa en el reflejo de los cristales de su coche y parte a caminar los 100 metros que la separaban de la recepcion.
"otra vez la rutina", pensaba para si misma...firma un par de papeles, hace el control de la caja, y poco a poco se iba quedando sola en el hotel. el personal de restaurante (generalmente el ultimo en irse) entrega la recaudacion alrededor de las 12.30, y es ahi cuando finalmente solo queda ella en el hotel...bueno, ella y los huespedes de los hotel.
Por suerte eran pocos huespedes esa noche y el dia posterior seria aun mas tranquilo, por lo que la documentacion a comprobar de las reservas era mas bien escasa. Apenas habia unas cuatro reservas que revisar que esten correctamente y poco mas.
Todas las noches quien cumple el turno nocturno debe de comprobar que hayan arribado todas las reservas de ese dia. Ese domingo solo faltaba una llegada.
"Sara Miller, NY, U.S.A; llega tarde.1 noche. Suite 402. PAX 1.", leyo Maria casi murmurando para si misma.
sin darle mayor importancia Maria siguio con las mecanicas tareas de cada turno de noche. Estaba siendo otra noche mas, siempre el tipico subnormal que hace la gracia de la puerta giratoria, algun que otro huesped que molesta por el aire acondicionado...vamos, lo de siempre...
Cerca de las 3 de la madrugada, mientras miraba por enesima vez su mail, obvserva por uno de los miles de espejos de la recepcion que un taxi para en la puerta del hotel. Dado que era muy inusual esa imagen supuso que debia de ser la huesped que faltaba por llegar, asi que procedio a buscar la documentacion para realizar el check in. Vuelve a acomodarse un poco el pelo en el espejo y escucha unos tacones que martillaron el suelo aniquilando el silencio de esa solitaria recepcion, se gira y casi por un segundo perdio nocion de la realidad. No esperaba ver a una mujer tan atractiva.
La mujer sale de la puerta giratoria dirigiendose hacia el mostrador. Maria observaba a esa mujer que se acercaba con cierta envidia de su cuerpo. Maria siempre quizo ser un poquito mas alta, quizas envidiaba el metro setenta de esa mujer.
La mujer llega al mostrador, apoya su unica maleta en el suelo y dice:
"Hi, Im Sara Miller, i have a reservation here..."
Maria:"hi!..yes, we are waiting for you...can i have you ID, please?"
Sara: "oh! yes, of course...let me find it in my purse..."
Mientras Sara buscaba en su bolso Maria no podia evitar mirar cada detalle del cuerpo de Sara. Fotografio mentalmente su negro y ajustado vestido, sus firmes pechos, el pelo negro que le llegaba a mitad de la espalda, sus delgados brazos...todo en esa mujer era atractivo...
"here's it"- exclamo Sara extendiendo su delicada mano y mirando a los ojos a Maria con esos verdes faroles que iluminaban su rostro.
Ambas cruzaron sus miradas un instante delicadamente eterno, Maria cogio el pasaporte rozando levemente el dedo indice de Sara y procedio a realizar el check in. relleno el formulario correspondiente, y le asigno a Sara la habitacion 402. Una preciosa suite con quizas las mejores vistas del hotel. Era la habitacion mas amplia de todo el hotel.
sara cogio su maleta y se dirigio al ascensor haciendo retumbar sin querer sus afilados tacones a su paso. Maria, no pudo evitar mirarle el culo a esa mujer de negro. Firme, duro, pecaminoso...
"ay! maria!, dejate de pensar tonterias, que te conozco!...ademas, que es una tia, que no!...anda! ponte a currar, que esto no es una pelicula, ademas, a ti no te gustan las mujeres, jamas has estado con una" penso para si misma.
sin poder cumplir con esa orden mental busco algo para hacer, algo que la hiciese olvidar esos carnosos labios carmesi.
al rato suena el telefono. "402" marca el identificador...Era Sara, quien llamo a recepcion porque decia que la luz de la habitacion no se apagaba. Como Maria estaba sola, dejo la recepcion para ir a la habitacion a ver cual era el problema
Mientras subia en el ascensor se sintio excitada al ver su reflejo en los espejos...se observo, se acomodo la ropa, se miro los pechos...el culo...las piernas...se gustaba. le gustaba las formas de su cuerpo. su blondo y leonino pelo le daba un aire salvaje. sus verdes ojos eran capaces de devorar con la mirada a cualquier incauto. Se obverso, se acomodo sus firmes pechos notando que sus pezones estaban erectos. esa noche habia decidido no llevar puesto sujetador y se le notaba la areola de los mismos por debajo de la camisa del uniforme.
se abren las puertas del ascensor, se acomoda por ultima vez y va rumbo a la habitacion 402.
golpea dos veces y se escucha sobre el parque los tacones acercandose. Se abre la puerta y detras surge Sara, con una cortisima bata de seda negra que dejaba divisar sus largas piernas adornadas de medias de encaje.
Invita a pasar a Maria para que solucione el problema de la luz. mientras miraba el dispositivo donde se coloca la tarjeta se percibia en la habitacion un agradable perfume femenino que despertaba los instintos de Maria , quien intentaba concentrarse y ver porque no se apagaba la luz.
Maria logra apagar la luz y vuelve a encenderla, cuando va a girarse para comenzar su retirada sara estaba a escasos centimetros de ella, la cogio de la cintura con una mano ,con la otra el rostro y le dio un beso en los labios que la dejo soprendida, sin tiempo a reaccionar. No se opuso. se sentia lo suficientemente excitada como para no negarse, se dejo llevar..recordo el beso que habia visto desde su coche y los muchos que habia visto en escenas lesbicas al tiempo que fundia su lengua con la de sara. dejo que sus manos recorriesen el culo de sara rozando su sexo, sus piernas...
sara se alejo cogiendola de la mano llevandola hacia la cama mientras desataba la bata. solto la mano de sara y dejo caer la bata.
el beso y lo que entraba por los ojos de Maria le hicieron olvidar absolutamente cualquier postura profesional que pudiese adoptar.
Se dejo llevar . dejo que sara la desnudase mientras le besaba el cuello y recibia pequeños mordiscos que hacian que se muerda los labios de deseo. Deseaba poseer y ser poseida.
sara camino hacia la cama seguida de maria quien ya solo vestia su ropa interior y los zapatos. fundiendose en un beso se dejaron caer en la cama.
maria no queria pensar en nada mas alla de esas cuatro paredes a media luz. solo le interesaba disfrutar de como las manos de otra mujer recorrian su cuerpo.
Un escalofrio acompañado de un timido gemido sucedio cuando la mano derecha de sara llego al mojado clitoris de maria.
mordio el cuello de sara. dejo libres de cualquier control a sus manos haciendo que por primera vez tocase el sexo de otra mujer. La sensacion era agradable, morbosa...estaba con una mujer que no conocia de nada, de la que solo sabia su nombre y de sus 31 años.
las piernas de las dos bailaban una frenetica danza en busca de un orgasmo. arrodillandose ante ella, sara cogio las manos de maria e hizo que se reincorpore. Arrodillada, Maria observaba como le lamia los pechos al tiempo que la rodeaba con sus brazos. sara bajo hacia el incendiado coño de maria. comenzo a lamerlo provocando que una multitud de sensaciones nuevas despertasen en maria.
Ahora ella tambien queria probar el sabor del sexo de otra mujer, asi que luego de besar a Sara, la tumbo suavemente en la cama y abrio sus piernas, dejando ante si un sexo brillante, depilado, jugoso...cerro los ojos y comenzo a lamerlo. los jadeos entre ambas eran cada vez mas fuertes.
juntas, luego de pasados unos minutos, explotaron en un orgasmo que fue insuficiente...buscaron mas.
rendidas y sin decir palabra alguna cayeron entre las sabanas abrazadas. el sudor de los cuerpos y los pezones erectos de maria eran chivatos de que esos orgasmos habian sido hijos de una virginal pasion.
maria observo su reloj y se dio cuenta alarmada del tiempo que habia pasado...raudamente cogio su ropa y se vistio.
mientras se vestia no podia dejar de mirar a sara tumbada en la cama, fumando un cigarrillo.
Sara se levanto de la cama, se acerco a maria mientras se arreglaba el pelo y le dijo:"It was great...i hope to see you again..." susurrandole mientras le besaba la mejilla suavemente.
Dandose el ultimo beso , maria abria la puerta y antes de salir, sara la detiene para decirle:"mmm...about the light, it was just a trick...i just wanted to take you"
Maria cerro la puerta y bajo a recepcion.
Con las piernas aun temblorosas no podia dejar de pensar en lo que habia ocurrido en esa habitacion.
lo acababa de hacer con una mujer!
ya terminado su turno, va hacia su coche y al sentarse dentro de el, ve nuevamente a la misma pareja de lesbianas que habia visto el dia anterior.
ahora si disfrutaba de lo que veia, ahora si, lograba comprender que es besar a una mujer.

3 comentarios:

noctambulo dijo...

¡buen hotel! y buenas clientas

Panchito Varona dijo...

qué asco das estúpido.

Permiso me voy a vomitar.

suciopatan dijo...

vaya y vomite tranquilo, señor payaso.
veo que te pones como "panchito varona", sera porque reconocer que jamas has de estar a la altura de Pancho Varona?
en fin, da igual...permiso, pero tu cobardia de escudarte detras del nombre de otras personas tambien me dieron ganas de vomitar...