domingo, 25 de octubre de 2009

Realidades

El dorado que muestra mi piel y las ojeras imposibles de esconder han de ser la prueba de que lo he intentado. Recorri muchos kilometros en busca de salir a flote, pero todo hace parecer que no , que esta vez no saldran las cosas bien. Casi como si a gritos la realidad este pidiendo un respiro y me hace volver a las raices a fuerza de tropezones.
Me niego a hacerme a la idea de que ningun intento haya sido capaz de torcer las cosas. Pasando por las efimeras ilusiones post entrevistas. Entrevistas, donde me dejaba la piel de los labios en cada palabra reclamando mi oportunidad. Donde me vendia de la mejor manera posible, y creyendome cada palabra que rozaba la mendicidad.
Llevo tiempo teniendo mis maletas a medio preparar, quizas, en un vago intento por aceptar lo que parece ser inevitable.
Sera que llego el momento de decir Adios?

2 comentarios:

Luis Carlos dijo...

Recordados amigos:
SE siente bien al volver al hotel, y saber que siguen en la recepción.
Sus escritos hacen parte de la puerta que siempre invita a traspasarla.

Un abrazo,

Luis Carlos

colordelamadera.blogspot.com

Benjamin Eidelman dijo...

No te preocupes Patán,
Sonrie como el guerrero que baja los brazos cansados y disparó su última flecha.
Recuerda que adonde sea que vayas, te encontrarás contigo mismo. No te asustes!
Tu amigo del alma,
Pablito Coelho